Nuestros Personajes, Presidentes y Socios:

Dentro de sus asociados y directivos estuvieron personajes de destacaron en sus actividades personales y profesionales; fueron personas identificadas con el desarrollo de su tierra; fueron impulsores de actividades de bien social porque no eran insensibles a la problemática de Moquegua. Hacían honor llevando  el nombre de la tierra en que nacieron. Alguno de ellos fueron:

FUNDADOR Y PRIMER PRESIDENTE, “HÉROE DE ARICA”

FLORES Y PEÑALOZA, Manuel David:
Coronel moqueguano.  Nació  el 20 de abril de 1855, hijo de D. Mariano Flores y Da. Domitila de Peñaloza. De la familia Peñaloza, se decía en 1783: "…es una de las familias de distinción de la Villa de Moquegua…”.

En 1873  ingresa a la Escuela Preparatoria y Naval del Callao.  Desde 1877,  navegó como guardiamarina de la corbeta “Unión”, hasta enero de 1880.  En ella hizo la Campaña Marítima frente a Chile. Participó en el combate de Chipana acaecido el 12 de abril de 1879, primer enfrentamiento naval de la guerra; acompañado por la “Pilcomayo” combatió contra la cañonera “Magallanes”, en Huanillos, a 5 millas al norte de la desembocadura del río Loa, con resultados inciertos. Luego, acompaña al monitor “Huáscar” durante la campaña naval en sus correrías de asedio a puertos chilenos. El 23 de julio de 1879, a las 6.15 a.m. su navío inicia la persecución del transporte “Rímac”, alquilado por Chile a la CSAV; gracias a su rápido andar pudo acercarse a 900 m del transporte, al que acertaron 6 demoledores disparos que lo dejaron a su merced; al llegar el “Huáscar” a la escena, finalmente el “Rímac” se rindió, permitiendo capturar al escuadrón “Carabineros de Yungay”, frente a Antofagasta; con 56 prisioneros regresó a Arica. El miércoles 8 de octubre de 1879, desde el amanecer convoyaba con el “Huáscar” por Antofagasta, rumbo al norte, hasta que a las 3 a.m. avistaron a la primera división chilena, que inició su persecución. A las 7.15 a.m. avistaron a la segunda división enemiga que desde el oeste trataba de cerrarles el paso; los navíos peruanos forzaban su escape hacia la única salida, al norte. Comprendiendo que la única posibilidad de escape estaba en “La Unión”, mucho más rápida, Grau ordenó a su jefe el capitán García y García que aprovechara su mayor andar y siga hacia Arica. Su navío burló y dejó atrás a la “O`Higgins” y al “Loa”, pero el “Huáscar” no pudo, por su andar más lento, escapar del cerco y se ofreció al sacrificio. El 17 de Marzo de 1880, llegó a Arica como alférez de fragata, Segundo Jefe de la Lancha Torpedera “Alianza”, conducida a bordo de “La Unión”, como refuerzo defensivo. Días después, la torpedera, reconoció la costa hasta el Morro de Sama; al regreso,  le salieron al paso los buques chilenos Magallanes y Covadonga, a los que embistió con el torpedo de botalón,  poniéndolos en fuga.
 
El 7 de junio de 1880, caído el Morro, su torpedera salvó a los oficiales Taboada, Barandiarán y Vidaurre, del “Manco Cápac”, que habían quedado a bordo, para hundirlo. Luego, por orden del Comandante Lagomarcino, puso proa al norte, saliendo entre la escuadra chilena, sorprendida por el rápido andar de la lancha, que pudo burlar los tiros que a muy corta distancia le hacían. Sobre el accionar de Flores y sus compañeros, el informe de J. Pérez del 13 de junio de 1880, decía: “…Sus valientes tripulantes, no contentos con el atrevido paso que daban para salvar su embarcación, subieron impávidos sobre la cubierta, y allí, de pié, soportaron ciento y tantos tiros de cañón que se les hizo e innumerables descargas de ametralladora. Orgullo daba ver a estos jóvenes hacer uso de sus armas cuando se encontraron a tiro de rifle sosteniendo combate…”. Los perseguían los navíos “Cochrane” y “Loa”; el primero abandonó la persecución en Sama, continuando sólo el segundo.  Desgraciadamente la hornilla de la máquina se obstruía cada vez más a medida que se avivaban los fuegos y el Loa acortaba distancias; J. Pérez, testigo de la jornada de Arica, citado por G. Vargas dice: “…se decidió perder la embarcación varándola, lo que consiguieron hacer a las inmediaciones del Puerto Inglés, al sur de Pacocha. Allí los jóvenes Mora y Flores (David) dieron a conocer todo aquello de que son capaces. Después de haber realizado la varada con maestría, tuvieron la tranquilidad de tomar uno de los torpedos, colocarlo en la máquina y darle fuego por medio de la electricidad, consiguiendo destrozarlo por completo…”. La Comisión por el Centenario de la Guerra del Pacífico, sostiene que se vieron obligados a vararla en Punta Picata y volarla con uno de sus propios torpedos.  De una u otra forma, marcharon a pié, amparados por la noche, rumbo a Moquegua.  Al día siguiente, después de caminar nueve leguas, en la pampa de Salinas, al acercarse a la estación ferroviaria de Salinas, cerca a Hospicio, los interceptó la caballería chilena acampada allí. Presos regresaron a Pacocha,  Arica y terminaron embarcados a la prisión de San Bernardo en Chile, junto con prisioneros de Tacna y Arica.De regreso al Perú, en 1883, retornó a su tierra para dedicarse a administrar sus propiedades agrícolas, hasta 1894.   “Pierolista combativo, convicto y confeso”, participó en la revolución de Piérola contra el presidente Cáceres, en 1895. Adquirió “perfiles novelescos y legendarios”, cuando llevó armas y municiones, desde Iquique hasta Bujama, en Lima, “en un frágil bote de cuatro remos”. Triunfante la revolución pierolista, fue subprefecto de Cerro de Pasco y después prefecto de Puno, donde sofocó un movimiento subversivo de la policía. Fue prefecto en Lambayeque,  Junín y  Tumbes; aquí escribió “Resumen General del Censo Estadístico de la Provincia de Tumbes”, en 1915. Por méritos, ascendió hasta el grado de Coronel.  
Regresó a Moquegua, en 1919. Reintegrado a la sociedad moqueguana, era “…la leyenda viva, aguerrido marino y militar, el político audaz y leal, descendiente de añoso y noble tronco moqueguano, su aporte altivo, las mosqueteriles guías de sus mostachos, así como su insolente barbique y envidiado currículo vitae de guerrero, político y aventurero, lo hacía y lo era de hecho y derecho, el más ilustre ciudadano de Moquegua” (I.Pinto). En la primera conferencia de Abraham Valdelomar, el 6 de julio de 1919, se encargó de darle la bienvenida a nombre de la Ciudad, en el teatro Bolognesi.

El 4 de abril de 1920 junto a 19 distinguidos caballeros presidió la fundación del Club Social “Moquegua”, sobre la base del extinguido Club “Progreso” por ser integrante de la Comisión de Organización de este “centro social”. Ese día lo nombraron presidente del Comité Directivo del nuevo Club. El 18 de abril 1920, en la sesión de ratificación fue nombrado primer presidente de la Junta Directiva, año 1920. Conformada por: el vicepresidente Dr. José Carlos Vélez Zapata, Fiscal Dr. Daniel Becerra Ocampo, Secretario Alfredo Torres Angulo, Pro secretario Carlos Laos, Tesorero Rodolfo Peñaloza, Bibliotecario, Luis E. Pinto, Adjunto Miguel Sánchez Moreno Vocales: Luis Torres Angulo,  Aquiles Laos, Salvador Diez Canseco, Augusto Ordóñez, Ricardo Artieda y Carlos Gómez Morón.

PRESIDENTES y PARLAMENTARIOS

COSÍO BECERRA, Jesús H.:
Nació en Moquegua, el 15 de octubre de 1888. Ya Farmacéutico, ejerció en Moquegua, como dueño de la “Botica del Pueblo”, comprada a D. Daniel Becerra Ocampo; hoy Farmacia Cosío.  Periódicos locales lo describen: “…boticario para la fabricación de recetas, tenista, sportsman en general.  “Jota Hache” es el políglota de Moquegua por su facilidad de leer, hablar y escribir el inglés, estableció la primera academia de idiomas de Moquegua.  Su bonhomía y su hombría de bien, lo hicieron un personaje querido y popular; ocupó distintos cargos directivos en las instituciones sociales y deportivas…”. Fundó el “Unión Lawn Tenis Club de Moquegua”, para difundir el deporte blanco; dirigió al “Juvenil Sporting Club de Fútbol”. Fue Presidente del Club Social Moquegua y  de la Beneficencia Pública. Presidente de la Sociedad de Artesanos desde Enero de 1936 hasta 1941; como tal recibió al presidente Manuel Prado, en su visita del 26 de octubre de 1940, declarándolo Presidente Honorario a nombre del obrerismo de Moquegua “no contaminado por nefastas ideologías modernas…y sólo alienta amor a la patria y postulados democráticos…”. Socio fundador y presidente del Club Moquegua. Prefecto del Departamento.

Ismael Pinto dice que, como alcalde del Honorable Concejo Provincial de Moquegua en 1920, representó la justa protesta ciudadana contra la creación de las Juntas de Notables por la dictadura de Leguía, remitiendo un telegrama de protesta y renuncia de su cargo para no perder su calidad de “Honorable”.  Designado integrante de la Junta de Notables de Moquegua, lo rechazó; sostenía que sólo el pueblo puede elegir a sus representantes comunales. Durante el Gobierno de Manuel A. Odría, fue diputado por Moquegua junto a con Ricardo Valdivieso Fuentes, desde 1950 hasta julio de 1956.Por su iniciativa parlamentaria, en 1955, se crearon los distritos de Chojata, Lloque, Quinistaquillas, y el de Coalaque, en 1956. Logró la Resolución Legislativa 12177, que declara a Domingo Nieto, Prócer de la Independencia y ordena trasladar sus restos al Panteón de los Próceres.

DIEZ CANSECO  ROMAÑA,  Manuel:
Representante al Congreso Constituyente de 1931 por Moquegua. Resuelto a lograr mayor categoría política para Moquegua, presentó el proyecto de ley de elevación de la Provincia Litoral de Moquegua a la categoría de Departamento, aprobado mediante la Ley 8230, promulgada el 3 de abril de 1936. Moquegua se colocaba en la misma categoría de las demás demarcaciones políticas del Perú.

VIZCARRA VARGAS, César:
Nació en Moquegua el 18 de Noviembre de 1927,  hijo de D. Alberto Vizcarra y Da. Victoria Vargas.  Esposo de Da. Doris Cornejo Dávila de Vizcarra y  padre de César, Mario, Martín y Doris
Alcalde del Concejo Provincial de Moquegua en las segundas Elecciones Municipales, periodo 1967 a 1969.  Como ciudadano promovió la construcción de la carretera Moquegua-Toquepala, para acercar ese yacimiento a su legítimo dueño. Toquepala parecía lejana por un interesado trazo carretero que empezaba en Camiara, Tacna y no en Moquegua, ruta más directa. Formó el fondo, a través de incansables gestiones y actividades. Inició la obra, la terminó y puso en servicio. El saldo lo entregó  a la Casa de la Cultura local.  Formó la Biblioteca Municipal, a través del Comité respectivo. Era periodista colegiado, autor de artículos que analizan la problemática moqueguana y propone alternativas de solución.

Creada la Escuela Normal Mixta de Moquegua, en abril de 1965, en su calidad de presidente de la Asociación de Padres de Familia, junto con el Dr. Rubén Chávez Aramayo director de la GUE “Simón Bolívar”, suscribieron un memorial, reclamando el funcionamiento de la escuela, ese mismo año. El ministerio de Educación pretextó la falta de local y de mobiliario, para postergar su funcionamiento. El Comité Local de Deportes, bajo su presidencia, cedió la “Casa del Deporte”, de la avenida Balta, escritorios y mesas; de igual manera, el supervisor de educación Dn. Alfonso Chávez proporcionó las carpetas necesarias. La buena voluntad de ambos, permitió que el 26 de abril de 1965 se aperturaran las actividades académica en la Casa de Deporte hasta 1970.

Fue elegido Constituyente en la Asamblea Constituyente encargada de redactar la Constitución 1979. Allí dijo: “…mi mayor justificación para estar presente en esta Asamblea es buscar la posibilidad de lograr lo más que se pueda a favor del Departamento de Moquegua, y en ese sentido estoy abocado a conseguir que se respete el derecho que  asiste a nuestro Pueblo de tener participación expresa en la explotación de sus recursos naturales y en conseguir administrar sus ingresos mediante un organismo con autonomía económico-administrativa…es injusto que Moquegua y los moqueguanos veamos llevarse nuestra riqueza sin que parte de ella no se emplee en solucionar nuestros problemas. Por eso defenderé en la Asamblea Constituyente que se apruebe un dispositivo que haga partícipe a los Pueblos de la riqueza producida por la explotación de recursos naturales no renovables como el Cobre…”.

En 1980 decía: “Moquegua e Ilo son dos pueblos que se mueren de sed. Cada día asistimos a la lenta muerte de la agricultura, con extenso hectareaje abandonado por falta de agua. Cada día hay menos agua en los caños de ambas ciudades y en el caso de Ilo la captación de agua del subsuelo ha llegado tan profunda que están bombeando prácticamente agua de mar. La solución para ambos, no es un secreto. Por el contrario desde la alcaldía y luego como ciudadano al servicio de mi pueblo, vengo agitándolo, defendiéndolo en todas formas y en todos los tonos: La solución integral…está en la ejecución del Proyecto McCreary Koretsky. Este estudio no tiene ninguna implicancia negativa, pues no le vamos a quitar el agua a nadie, ni vamos a usurpar los derechos de nadie. Por el contrario se trata de utilizar nuestros propios recursos hídricos, es decir el agua disponible en nuestras propias cumbres andinas, el agua de la cuenca de Pasto Grande y el río Vizcachas donde hay disponibles 5m3 por segundo para hacer de los valles de Moquegua e Ilo un Edén por la feracidad de sus tierras…; exigimos la inmediata derivación de la cuenca de Pasto Grande y el río Vizcachas a la cuenca del Tambapalla para la solución integral de la carencia de agua.”  El proyecto Pasto Grande terminado en su primera fase de regularizar el riego en el valle de Moquegua, se inauguró el 5 de abril de 1995.

BIONDI BERNALES, Julio:
Diputado por Moquegua en el Primer periodo presidencial del Arq. Fernando Belaunde Terry (Julio de 1963 hasta el 3-10-1968) cuando el Parlamento fue clausurado por el Golpe de Estado Militar del Gral. Juan Velasco Alvarado. Conjuntamente con el Dr. Becerra de la Flor, senador por Moquegua, gestionó la construcción del nuevo Hospital de Moquegua e Ilo, y el Hotel de Turistas de ambas ciudades, entre otras obras de desarrolló, como los cales de regadío del valle de Moquegua.

En el segundo Mandato del Presidente Belaunde, el pueblo de Moquegua lo volvió a elegir su representante como Senador (1980-1985) En ambos periodos parlamentarios se distinguió por sus iniciativas a favor del desarrollo de Moquegua. Era iqueño de nacimiento, pero se estableció en Moquegua donde se identificó con su historia, con su cultura y consu desarrollo socio-económico-cultural

BATALLÓN “MOQUEGUA”:
Ante los cobardes  ataques del Ecuador contra los puestos fronterizos peruanos, en 1910, se generó un estado pre-bélico. “La juventud local, procediendo correcta y levantadamente, se presentó voluntariamente a la Prefectura, con el objeto de formar el batallón que constituyera el contingente de sangre que nuestro pueblo ofrece a la Patria para su defensa. Entre los jóvenes se escogió el siguiente personal que formó el cuadro de oficiales de dicho batallón que posteriormente fueron socios del Club Social Moquegua:

Plana Mayor: Primer jefe Cnel. Graduado Elisbán Bustamante; Cap. ayudante Atilio R. Minuto; Subte. Abanderado,  Augusto H. Pinto; cirujano Dr. Daniel Becerra.
Primera Compañía: Cap. Eduardo Barrios; Tte. Juan D. Cossío
Segunda Compañía: Cap. José Cossío; SubTte. José Miguel Cornejo; SubTte. Augusto Chocano.
Tercera Compañía: Tte. Luis E. Pinto; Subte. Alberto Portocarrero; Subte. Manuel Antonio Pinto.
Cuarta Compañía: Cap. Jerónimo Maldonado; Tte. Héctor Maldonado; SubTte. Carlos Mercado.
Entrenaban los martes, jueves y sábados, realizaban fuertes ejercicios en la pampa de los Humilladeros, cercana a la antigua estación del ferrocarril, en la avenida Balta. Según el semanario “La Reforma”, Nº 1065, del 24 de abril de 1940, el contingente partió el 2 de mayo de 1910, hacia Ilo, vía ferrocarril, y  vía vapor viajan al norte.

BIBLIOGRAFIA:
CASANOVA VELEZ, Victor Lino  “Ellos hacen Moquegua. Diccionario Biográfico”, Moquegua,
2da edición, 2010